Noticias

martes, 16 de octubre de 2012

El padrinazgo y el compadrazgo en Bolivia

Trata y tráfico detrás del “Padrino” y del “Compadre”



Al hablar de trata y tráfico usualmente se piensa en países vecinos, pero dentro del país existe desde hace décadas un fenómeno tradicional en comunidades rurales, algunas familias envían a los adolescentes a las ciudades, dejándolos al cuidado del compadre o del padrino. Sin embargo esta práctica común esconde niveles de explotación laboral y otras que afectan, sobre todo a menores.

Jorge Oporto, responsable de Programas Especiales del Defensor del Pueblo dijo a radiofides.com que “una de las características que se ha podido notar en nuestro país por ejemplo es el “padrinazgo” o “compadrazgo” por ejemplo, que es utilizado para atraer a adolescentes, para que realicen trabajos domésticos para algunas familias donde les explotan laboralmente”.

Este hecho se evidencia cuando adolescentes de las comunidades rurales son trasladados a las ciudades para realizar por ejemplo labores domésticas, con el pretexto de recibir educación.

Los adolescentes en esa situación no tienen otra alternativa que realizar los trabajos encomendados, a cambio de una vivienda o alimentación.

“Se ha visto ese sistema de Trata laboral, y algunos que caen en la trata sexual” señaló el entrevistado.

Datos

Hasta junio de este año, de acuerdo a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, se han reportado 140 casos en todo el país. En el departamento deLa Paz, se presentaron la mayor parte de las denuncias, seguido de Santa Cruz y Cochabamba, siendo los departamentos con mayor incidencia de casos.

Sin embargo las fronteras de Bolivia, son los puntos de salida de personas, de acuerdo a los controles realizados.

La autoridad informó que hay niños que se denuncia su extravío, menores de distintas edades, pero “del cien por ciento que desaparecen los niños, solamente el 80 por ciento aparecen, no se sabe si el 20 por ciento está involucrado en trata y tráfico” enfatizó.

Por ello es que se han conformado redes de lucha contra la trata y tráfico en distintos departamentos, no solo en las fronteras, que permitan identificar estos problemas.

El Ministerio Público, la Policía boliviana, las gobernaciones a través de sus unidades de Gestión social y los municipios, son solo algunas instituciones que forman parte de las Redes de lucha contra la Trata y Tráfico de personas.

Al margen de atender estos casos, canalizar las denuncias y sancionar a los tratantes, el desafío de las instituciones es visibilizar los casos de Trata y Tráfico. Muchas veces las víctimas de este delito, desconocen las normas que protegen a los seres humanos de uno de los males que aquejan a la humanidad.

ROCÍO RUÍZ / GRUPO FIDES
Publicar un comentario en la entrada