Noticias

martes, 11 de junio de 2013

El vampirismo en los tiempos de Noe y Lot

Una 'vampira' se mantiene "joven y bella" gracias a la sangre humana

Una mujer estadounidense, madre de dos hijos y "esposa ejemplar", durante los últimos 30 años ha bebido dos litros de sangre humana al mes, porque considera que es la fuente que la ayuda a mantenerse "bella y saludable".

Julia Kepls, de 45 años y residente de la ciudad de Wilkes Barre, Pensilvania, en declaraciones a medios locales comentó que se volvió adicta a esta inusual ración después de su primer beso, cuando a los 15 años accidentalmente mordió a su novio en los labios.

La 'vampira' asegura que tras percibir el sabor de la sangre, inmediatamente empezó a tener una fuerte atracción por el líquido rojo, lo que más tarde se convirtió en una verdadera adicción.

"Una especie de instinto extraño me forzó a hacer esto. Cuando mordí la piel, inmediatamente noté este sabor seductor", dijo Julia citada por medios locales. Por desgracia, "después del beso mi novio no volvió a llamarme", agregó.

La 'madre vampira' asegura que se ve "obligada" a beber sangre humana para sentirse bien, ya que ante una larga ausencia de esta 'bebida' se siente infeliz y su belleza empieza a desvanecerse.

"Sé que la sangre humana no es muy nutritiva. Sin embargo, su consumo regular ayuda a que me sienta mejor mental y físicamente", aseguró Kepls.

Para satisfacer sus necesidades, la 'vampira' establece contacto con personas que estén dispuestas a donar sangre para ella, además de adquirirla en locales clandestinos de la ciudad "especializados en el vampirismo".

Ni su matrimonio ni el nacimiento de sus hijos la han motivado a dejar la 'bebida'. Según su esposo, Donald Lazarowics, sus hijos (de 11 y 24 años) están al tanto de la extraña costumbre de su madre y no tienen nada contra ello. "La inusual afición no interfiere para que Julia sea una excelente esposa y una madre maravillosa", añadió Donald.

Información

Deuteronomio 12:23
Solamente que te mantengas firme en no comer sangre; porque la sangre es la vida, y no comerás la vida juntamente con su carne.
Publicar un comentario en la entrada