Noticias

viernes, 16 de noviembre de 2012

La falta de denuncias hace que aumente el número de abusos a menores

En el 85 por ciento de los casos, los agresores pertenecen a la familia o personas cercanas de las víctimas quienes inicialmente se ganan la confianza

De 100 violaciones a niños y adolescentes 7 llegan a juzgados


De cien casos de violaciones en contra de niños, niñas y adolescentes registrados en diferentes instituciones departamentales, solo siete llegan a estrados judiciales. Las organizaciones que trabajan en defensa de sus derechos piden celeridad en los procesos.

La responsable del Centro Una Brisa de Esperanza (Cube), Verónica Roque, dijo ayer que las cifras de procesos en contra de los agresores aún son bajas, pero recordó que en los años 2004 y 2005 sólo dos casos llegaban a los juzgados. 

En el Cube se han recibido 900 denuncias y de ellas 200 han llegado hasta la sentencia, el 90 por ciento (180) con resultados condenatorios.

Sin embargo, la cantidad de denuncias que llega al Cube no alcanza al 10 por ciento de los casos reales que “tenemos en la ciudad de Cochabamba”, explicó Roque.

Las instituciones que trabajan con las víctimas de violencia demandan celeridad del sistema judicial y, de los responsables de los hogares de acogida de niños, niñas y adolescentes, una mejor atención.

Una de cada tres niñas y uno de cada cuatro niños son agredidos sexualmente antes de llegar a los 18 años. En el 85 por ciento de los casos los agresores son familiares o personas cercanas a la víctima.

Habrá una feria educativa en la Plaza Principal para aunar esfuerzos en actividades que frenen la violencia. El lunes 19 se recordará el “Día mundial de la prevención contra el abuso y violencia a niños, niñas y adolescentes”.

Cada semana, la Unidad de Género y Generacional recibe 4 a 5 casos. La directora Raquel Melgar no precisó si hay más casos o si la gente rompe el silencio.

Los medios de prensa no deben identificar a las víctimas
Difundir la identidad de una víctima de violencia sexual comercial a través de los medios de comunicación pone en riesgo la integridad y la vida del niño, niña o adolescente.

Los criterios fueron expresados por la coordinadora de Eco Jóvenes, Julia Velasco, en el taller “Tratamiento periodístico sobre la violencia sexual infantil con enfoque de derechos humanos de la niñez y adolescencia", destinado a periodistas.

Muchas veces por obtener una primicia se vulneran los derechos de los niños y adolescentes y los arriesgan, más cuando se trata de personas rescatadas de situaciones de violencia sexual comercial.

Velasco explicó que la violencia sexual comercial hace referencia a aquellas situaciones en las que una persona paga en dinero, en especies o juguetes a un niño o adolescente para tener actividades sexuales con ellos. Muchas veces el pago puede ser a una tercera persona como el papá, la mamá o el proxeneta.

El cliente que paga por los servicios “es un violentador sexual porque comete un delito”, dijo Velasco.

La profesional expresa preocupación por el incremento de casos. Mencionó al internet y al Facebook como medios para reclutar a niños, niñas y adolescentes. Velasco lamenta la falta de información sistematizada de los casos para implementar políticas públicas preventivas y destinar recursos económicos.

El evento fue “Estrategias de comunicación para prevenir la violencia sexual comercial contra niños, niñas y adolescentes”.
Publicar un comentario