Noticias

lunes, 3 de diciembre de 2012

Para Benedicto los reyes magos eran posiblemente españoles

Para Benedicto XVI, los Reyes Magos eran andaluces


INFORME. Según Benedicto XVI -que remite a los textos de Mateo e Isaías para fundamentar su argumentación, pues son los que hablan de los reyes y naves llegadas desde Tarsis- el incienso, el oro y la mirra que llegaron a Belén tenían aroma andaluz. 

Joseph Ratzinger, es decir, el Papa Benedicto XVI, le ha dado la vuelta a muchas de las tradiciones cristianas en su libro La infancia de Jesús, en el que no sólo saca a la mula y el buey del portal de Belén, sino que sitúa el origen de los Reyes Magos, que hasta ahora venían de Oriente, en el extremo occidental del mundo conocido en aquel momento. Ni más ni menos que en Andalucía.

Benedicto XVI dice en su libro que, según los textos sagrados -hace referencia al evangelista Mateo y al profeta Isaías-, la procedencia de Melchor, Gaspar y Baltasar no era otra que Tarsis -o Tartessos-, un reino que los historiadores ubican en algún punto indeterminado entre las provincias de Huelva, Cádiz y Sevilla.

“Así como la tradición de la Iglesia ha leído con toda naturalidad el relato de la Navidad sobre el trasfondo de Isaías 1,3, y de este modo llegaron al pesebre el buey y el asno, así también ha leído la historia de los Magos a la luz del Salmo 72,10 e Isaías 60. Y, de esta manera, los hombres sabios de Oriente se han convertido en reyes, y con ellos han entrado en el pesebre los camellos y los dromedarios”, escribe Ratzinger. “La promesa contenida en estos textos extiende la proveniencia de estos hombres hasta el extremo Occidente (Tarsis, Tartessos en España), pero la tradición ha desarrollado ulteriormente este anuncio de la universalidad de los reinos de aquellos soberanos, interpretándolos como reyes de los tres continentes entonces conocidos: África, Asia y Europa”.

Según Benedicto XVI -que remite a los textos de Mateo e Isaías para fundamentar su argumentación, pues son los que hablan de los reyes y naves llegadas desde Tarsis- el incienso, el oro y la mirra que llegaron a Belén tenían aroma andaluz. 

Ya en pasados días el papa Benedicto XVI señaló que el rol del burro y el buey, siempre estratégicamente ubicados para darle calor al niño Dios, debe cambiar completamente, ya que, en su libro “La infancia de Jesús”, Benedicto XVI afirma que en el nacimiento de Belén no estuvieron presentes estos animales.

Asimismo, el Papa sostiene que Jesús nació en Belén en una época determinada con precisión y su nacimiento virginal “no es un mito, sino una verdad”.

En el libro, el Papa señala que en el Evangelio “no se habla de animales” en el lugar donde nació Jesús, pero tratándose de un pesebre, “el lugar donde comen los animales, la iconografía cristiana captó muy pronto ese motivo y “colmó esa laguna” y ninguna representación del Portal de Belén renuncia al buey y al asno. 

“La iconografía cristiana captó muy pronto ese motivo”, dice el libro, y “colmó esa laguna”; de esta manera, la tradición se encargó de poner un pesebre con estos animales y le agregó la teoría de que el aliento de estos seres vivos sirvió para darle calor al bebé recién nacido. El Mundo.es.
Publicar un comentario