Noticias

jueves, 13 de diciembre de 2012

Un control satelital que se ampliará a las personas

Desde enero, rige control satelital para vehículos


Desde enero próximo, vehículo que no cuente con el sistema de control satelital, no podrá cargar combustible en las estaciones de servicio del país.

Así recordaron ayer a la población la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y la Asociación de Surtidores de Bolivia (Asosur), a tiempo de subrayar la puesta en vigencia del Sistema Boliviano de Autoidentificación y Control de Combustibles (B-Sisa), que busca evitar el contrabando de hidrocarburos.

“En enero comenzará el control en la venta (de combustible) a las movilidades, la cantidad y a quiénes se va a vender, y también van a hacer el empadronamiento de vehículos con este propósito. Van a entregar las TAG (tarjetas de autoidentificación) y con el software y las antenas (que se instalarán en las estaciones de servicio) se procederá al control”, dijo la presidenta de la Asociación de Surtidores de La Paz (Asosur), Doly Villarroel, dejando en claro que, para el efecto, todos los vehículos del país deberán ser empadronados.

Mediante el dispositivo B-Sisa, la ANH controlará cuánto y cada qué tiempo los vehículos particulares y privados se aprovisionan de combustible, a fin de evitar el desvío y contrabando de carburantes subvencionados por el Estado en el país.

“Nosotros estamos trabajando juntamente con la Agencia. El beneficio sí es para el usuario final porque nosotros solamente extendemos, ahora nos van a indicar los de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, van a controlar la venta y ellos van a indicar a quiénes se vende y cuánto se vende”, manifestó Villarroel.

El nuevo sistema de control demandará a todos los automotores, cuyos propietarios deseen cargar combustible, llevar una etiqueta de autoidentificación (TAG), que será pegada en el parabrisas.

Esta etiqueta será leída por el software (programa informático), instalado en las estaciones de servicio, para obtener toda la información, incluida la del vehículo, para transmitirla a un servidor central del ente regulador, mediante antenas instaladas en el mismo surtidor.

La Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana faculta a la ANH a implementar en las estaciones de servicio de Bolivia el B-Sisa para reforzar el sistema de control en la venta de carburantes en el país.

En ese marco, los motorizados que no cuenten con la TAG no obtendrán combustible.

El control incluye cisternas

La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) también vigilará mediante el uso de tarjetas chip y la incorporación de aparatos de señal satelital GPS (sistemas de posicionamiento global) a las cisternas que importan combustibles al país, como el caso del diésel, que para este año recibirá una subvención de alrededor de 800 millones de dólares.

El objetivo es monitorear el recorrido de cada una de las cisternas y evitar que el producto sea desviado a la actividad ilícita del contrabando. “Las cisternas que traen producto (combustibles) de importación también tendrán su chip”, señaló el director ejecutivo de la ANH, Gary Medrano.

El regulador anunció en septiembre de 2011 la implementación del control por chip a la distribución de combustibles en el mercado interno, es decir a todas las cisternas que a diario trasladan el producto desde la planta proveedora hasta los surtidores.

De acuerdo con Medrano, si bien existe el “contrabando hormiga”, que saca el producto en bidones u otros utensilios menores, el grueso del tráfico ilegal se realiza mediante las cisternas.

Recordó que el uso del chip y GPS, que permite un rastreo satelital del vehículo, permitirá a la ANH saber con exactitud si el camión cisterna se dirige o no a su destino correcto.
Publicar un comentario en la entrada